Irán está en un gran problema, advierte Trump tras detención de petroleros

Protestas en Venezuela durante visita de Bachelet

Levantando coches vacíos en memoria de los seis niños que murieron en mayo como consecuencia de la crisis del sector salud, cientos de opositores protestaron el viernes en el este de la capital para exigir acciones a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, quien establecerá una oficina en el país para hacer seguimiento a la situación de los derechos humanos.

Entre cantos del himno nacional y carteles en los que se leía “Bachelet voltea tu mirada al que sufre”, cientos de manifestantes, activistas de derechos humanos, y miembros de partidos políticos se concentraron el viernes frente al edificio donde funciona las oficinas del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo para realizar una protesta pacífica.

La manifestación se dio horas después del encuentro que sostuvo la Alta Comisionada con el líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y miembros del Legislativo en el último día de su visita al país.

Al final de la reunión Guaidó dijo a la prensa que la expresidenta chilena le anunció que establecerá en el país una oficina temporal para hacer un seguimiento de la situación de los derechos humanos y que sus funcionarios puedan visitar algunos estados del interior.

El dirigente, que ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, afirmó que la visita de la Alta Comisionada es “fundamental” para dar a conocer la dimensión de la situación de Venezuela, que aseguró está “al borde de la catástrofe”.

“Nuestro reto es continuar en las calles”, dijo Guaidó al remarcar que la oposición mantendrá las protestas para presionar la salida del gobierno de Nicolás Maduro.

Poco después la expresidenta chilena acudió a la sede de la Cancillería para sostener una reunión con el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, y otros integrantes de ese cuerpo.

Bachelet culminará la jornada de trabajo con un encuentro con Maduro en el palacio de gobierno.

La Alta Comisionada presentará durante la noche, poco antes de salir del país, un balance de sus tres días de visita que incluyeron reuniones con las autoridades, miembros de organizaciones humanitarias y víctimas de violaciones a los derechos humanos y sus familiares.

El activista Rafael Uzcátegui, coordinador de la organización Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos, dijo el viernes a la prensa que como parte de su balance Bachelet anunciará la instalación en el país de una oficina de la Alta Comisionada, que comenzará a operar en seis meses. Asimismo, se establecerá un plan de trabajo, junto con las autoridades venezolanas, para ir ejecutando progresivamente una serie de medidas que beneficiarán a personas que estén en situación de violación de derechos humanos, agregó.

La víspera organizaciones humanitarias dialogaron con Bachelet sobre los casos de los llamados presos políticos. Estos prisioneros, que se estiman en unos 693, se han convertido en los últimos años en una de las banderas de los activistas y la oposición que acusan al gobierno de Maduro de violaciones a los derechos humanos. Pero las autoridades sostienen que fueron apresados por delitos comunes y no por razones políticas.

La visita de la expresidenta chilena se da previo al informe final sobre Venezuela que presentará en julio.

Tres meses atrás Bachelet manifestó en un informe oral su preocupación por la “magnitud” y “gravedad” de la repercusión de la crisis sobre los derechos humanos en Venezuela.

En esa oportunidad la Alta Comisionada afirmó que las autoridades “se han negado a reconocer las dimensiones y la gravedad” de la crisis en materia de salud, alimentación y servicios, por lo que las medidas que han adoptado “no han sido suficientes”. Asimismo, se refirió a las denuncias de asesinatos extrajudiciales cometidos por integrantes de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la policía nacional y los casos de violaciones y abusos de derechos humanos ocurridos este año en las protestas antigubernamentales cometidos por presuntos miembros de las fuerzas de seguridad y grupos pro oficialistas armados conocidos como “colectivos”.

AP

21 de junio 2019