Republicanos dice que Obama y Clinton mintieron sobre Bengasi por proximidad a elecciones

Legisladores republicanos del Comité sobre Bengasi en la Cámara baja de Estados Unidos presentaron este martes un esperado informe sobre el asalto mortal ocurrido el 11 de setiembre del 2012 a la misión en esta localidad libia, en el que acusan a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton de subestimar y malinterpretar la amenaza extremista.

El documento de 800 páginas, cuya elaboración tomó dos años y costó unos 7 millones de dólares, concluye que el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa, y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) no supieron ni prever el ataque ni reaccionar adecuadamente.

El informe alimenta la interpretación de que el Gobierno tuvo un accionar lento ante los riesgos en Libia y se apresuró a relacionarlo con una protesta por la divulgación en internet de un vídeo anti-islámico producido en Estados Unidos.

El informe republicano evidencia que muchos funcionarios del gobierno sabían desde un principio que en realidad se trataba de un "ataque terrorista", planificado.

Inicialmente las explicaciones oficiales relacionaron el asesinato de los funcionarios de Estados Unidos, ocurrido justamente en el undécimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, como una reacción a un vídeo difundido en YouTube.

Los republicanos aseguran que tanto el presidente Barack Obama como Hillary Clinton mintieron repetidamente porque estaban a 8 semanas de las elecciones presidenciales.

No obstante, el informe reconoce finalmente que las fuerzas militares de Estados Unidos estacionadas en Europa no podrían haber alcanzado Bengasi a tiempo para rescatar a las cuatro personas que murieron.


"Los recursos desplegados por el Departamento de Defensa no estaban posicionados para llegar antes del ataque final. El hecho de que esto sea verdad no mitiga la pregunta de por qué la fuerza militar más poderosa del mundo no estaba posicionada para responder", indica el informe.

El informe republicano sobre Bengasi seguramente contribuirá a aumentar la temperatura en la agria campaña para suceder al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la Casa Blanca.

El congresista republicano Trey Gowdy, que presidió el Comité, presentó el informe como un homenaje a los cuatro estadounidenses muertos en el ataque en Bengasi: el embajador Chris Stevens, el funcionario del departamento de Estado, Sean Smith y los contratistas de seguridad de la CIA, Glen Doherty y Tyrone Woods.

"Ahora, simplemente pido al pueblo estadounidense leer este informe, mirar la evidencia que hemos recogido, y llegar a sus propias conclusiones", dijo.

Los republicanos concluyen que el gobierno no fue diligente para proteger la vida de sus funcionarios en Bengasi. "Esperamos que nuestro gobierno haga todo lo posible para salvar la vida de los estadounidenses que sirven en medio del peligro. Eso no sucedió", dijo el representante Mike Pompeo.

Pero el informe fue cuestionado por los demócratas en la comisión del Congreso (Cámara baja) encargada de investigar el ataque, quienes denunciaron el matiz electoral en el documento presentado por sus colegas.

Brian Fallon, portavoz de Hillary Clinton, dijo que "la comisión termina su trabajo de la misma manera partidista en la que lo comenzó (...) Después de más de dos años y más de siete millones en fondos de los contribuyentes, el informe no ha encontrado nada que contradiga las conclusiones de las múltiples previas investigaciones".

Por su parte el departamento de Estado señaló que el documento aporta pocos datos nuevos sobre los hechos ocurridos el 2012 enBengasi.

El portavoz de este órgano, Mark Toner, dijo que "los hechos esenciales que rodean a los ataques de 2012 en Bengasi se conocen desde hace algún tiempo", recordando que hay dos investigaciones independientes del gobierno y siete realizada por comités del Congreso.

El ataque de extremistas en esa ciudad libia, tuvo lugar mientras Obama estaba comprometido en una dura batalla por la reelección contra el republicano Mitt Romney.

Técnicamente, el documento no es definitivo hasta que la comisión al completo vote formalmente aceptarlo, pero se espera que eso suceda con toda probabilidad en la audiencia prevista para el 8 de julio, porque la mayoría republicana lo apoya sin rodeos.

28 de Junio 2016