200 cohetes lanzados desde Gaza, Israel responde con dureza

Rubio arrecia criticas contra Trump ante crucial Martes en la Florida

Los precandidatos presidenciales republicanos Marco Rubio y John Kasich insinuaron el sábado que quizá no apoyen a Donald Trump si se convierte en el nominado presidencial del Partido Republicano, en momentos en que la violencia en los mítines de quien encabeza la contienda profundiza la caótica fisura de ese organismo político.

Las tensiones crecieron bastante en el más reciente acto de campaña de Trump, cuando agentes del Servicio Secreto formaron brevemente un anillo protector alrededor del precandidato presidencial, luego abandonaron el escenario y le permitieron continuar hablando en un hangar de un aeropuerto a las afueras de Dayton, Ohio.

La oficina de campaña de Trump dijo que los agentes se apresuraron a subir al escenario después de que un hombre intentó violar la franja de seguridad. El individuo "fue retirado rápida y profesionalmente", señaló la vocera Hope Hicks.

Un desafiante Trump ha negado haber alentado la violencia en sus actos de campaña. Pero las escenas de su mitin cancelado en Chicago el viernes en la noche parecieron ser la gota que derramó el vaso para algunos adversarios que habían prometido, a pesar de profundas preocupaciones respecto a sus aptitudes, apoyar al empresario multimillonario si se convirtiera en el candidato nominado.

Rubio dijo a The Associated Press que Trump está dividiendo "tan acremente tanto al partido como al país" que quizá él no podría apoyar al magnate si es el nominado presidencial del Partido Republicano.

"Es un patrón en marcha", dijo Rubio. "Y para mí está claro que él sabe lo que está haciendo".

Kasich, el gobernador de Ohio, dijo que "el ambiente tóxico" que Trump está creando "hace que sea muy difícil, extremadamente difícil" apoyarlo.

"Ver a estadounidenses golpeándose en un acto de campaña política me perturbó profundamente", agregó Kasich mientras hacía campaña en Cincinnati. "Somos mejores que eso".

El extraordinario cambio de postura de los dos precandidatos ocurre a pocos días de las elecciones primarias del martes en cinco estados que proporcionan bastantes delegados, incluidos los estados que representan: Florida y Ohio.

El único precandidato que mantuvo su promesa de apoyo a Trump si es el candidato nominado fue el senador Ted Cruz de Texas, quien es el más cercano al empresario en el recuento de delegados.

"Me comprometí al principio, apoyaré al nominado republicano, quienquiera que sea", dijo Cruz el sábado a reporteros.

El presidente Barack Obama, en declaraciones en un acto demócrata de recaudación de fondos en Dallas, dijo que quienes aspiren a dirigir al país "deberían de estar tratando de unirnos y no de enfrentarnos unos contra otros". Señaló que los líderes además "deberían hablar contra la violencia".

"Si ellos rehúsan hacer eso, no merecen nuestro apoyo", enfatizó.

Trump insistió en que no ha hecho nada para exacerbar las tensiones, a pesar de que previamente alentó a sus partidarios a ser agresivos —y en ocasiones físicamente— para impedir que manifestantes interrumpan sus ruidosos actos de campaña.

El multimillonario declaró el viernes en la noche a la cadena de televisión CNN: "Yo no me hago responsable. Nadie ha resultado herido en nuestros actos de campaña".

Él concedió varias entrevistas mientras televisoras por cable transmitían imágenes de enfrentamientos tanto dentro como fuera de una arena en Chicago donde él tenía programado hablar.

AP

12 de Marzo 2016