Severo informe de EEUU sobre violaciones a los Derechos Humanos en Cuba y Venezuela

En su informe anual por países sobre esta temática, el Departamento de Estado señala los abusos sistemáticos de las autoridades cubanas contra sus ciudadanos, y la falta de libertades en la isla.

El Departamento de Estado de EEUU señaló este miércoles que Cuba continúa violando sistemáticamente los derechos humanos de sus ciudadanos, en su Informe por países sobre practicas de Derechos Humanos para el año 2015.

Entre los abusos principales a los derechos humanos en la isla, el informe señala la limitación de la capacidad de los ciudadanos para elegir a su gobierno, el uso de amenazas, intimidación y asalto físico por parte de las autoridades en contra protestas organizadas por el gobierno contra la oposición pacífica, así como el acoso y detenciones para evitar la libertad de expresión y de reunión.

El documento subraya las deplorables condiciones de las cárceles, las detenciones arbitrarias y arrestos temporales motivados políticamente, la persecución selectiva y la negación del derecho a un juicio justo, así como las restricciones de viaje aún existentes entre las violaciones que el gobierno comete sistemáticamente.

El informe indica que las autoridades cubanas interfieren con la privacidad mediante la vigilancia generalizada de las comunicaciones personales. El gobierno, agrega el documento, no respeta la libertad de expresión y prensa,restringe el acceso a internet, mantiene un monopolio sobre los medios de comunicación, limita la libertad académica y la capacidad de los grupos religiosos para reunirse y realizar cultos.

El gobierno cubano, afirma el documento, se rehúsa a reconocer a los grupos independientes de Derechos Humanos, y no les permite funcionar legalmente. En adición, las autoridades continúan impidiendo que los trabajadores formen sindicatos independientes, y ejerzan sus derechos laborales.

Estados Unidos menciona la liberación de 53 prisioneros políticos en enero de este año, tras el restablecimiento de relaciones entre ambas naciones, y señala que seis de esos exprisioneros fueron apresados nuevamente.

El informe concluye que funcionarios de la dirección del gobierno cometieron la mayoría de los abusos contra los derechos humanos, y que la impunidad de los autores de estas violaciones sigue siendo generalizada.

Este año, EEUU se centró en examinar las "tácticas" y "estrategias" para "restringir a la sociedad civil" usadas durante 2015 por diferentes países.

En la categoría de países cuyos gobiernos usan métodos "directos y abiertos" para "reprimir a la sociedad civil", el Departamento de Estado colocó a Cuba, Corea del Norte, China, Irán, Sudán, Uzbekistán, Laos, Rusia, Ruanda, República Democrática del Congo, Venezuela, Etiopía y Azerbaiyán

Sobre Venezuela

El reporte dice que si bien el país es formalmente una democracia multipartidaria, "en las últimas décadas el poder político está concentrado en una sola fuerza".

El trabajo explica que el chavismo "ejerce el poder con autoritarismo creciente, con gran control del poder legislativo, judicial y ciudadano. Y este accionar incluye el interferencia del gobierno y el uso del Estado para el servicio del partido".

Remarca, además, que los organismos electorales responden al oficialismo aunque, afirma, está vez sí se respetaron los resultados electorales del último 6 de diciembre, comicios en los que la oposición derrotó al partido de gobierno en las elecciones legislativas.

El informe identifica como uno de los principales abusos de derechos humanos reportados durante 2015 al "uso del poder judicial para intimidar y perseguir selectivamente críticos del gobierno; la acción policial indiscriminada contra civiles que conduce a detenciones arbitrarias generalizadas y privación ilegal de la vida; y las acciones del gobierno para evitar la libertad de expresión y la libertad de la prensa".

Además, afirma que el gobierno detuvo y encarceló a figuras de la oposición y no respetó la independencia judicial para que los jueces pudieran actuar de acuerdo con la ley sin temor a represalias. "El gobierno bloqueó los medios de comunicación y acosó e intimidó a los canales privados de televisión, otros medios de comunicación y a periodistas, utilizando amenazas, multas, confiscaciones de bienes, detenciones, investigaciones criminales, y procesamientos", enumera el trabajo.

Además, EEUU recopiló información fehaciente sobre ejecuciones extrajudiciales realizadas por la policía y las fuerzas de seguridad; tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes; duras condiciones de reclusión que amenazan la vida. Para los analistas, este accionar contribuyó a "la violencia generalizada, los disturbios, las lesiones y muertes en las cárceles". Además, remarca "la corrupción y la impunidad en la policía".

Es más, el estudio recopila casos concretos de falta de respeto del gobierno a la libertad de reunión; falta de protección para los migrantes colombianos; corrupción en todos los niveles de gobierno; amenazas contra organizaciones no gubernamentales nacionales; violencia contra la mujer; declaraciones antisemitasefectuadas por oficiales de gobierno de alto nivel; trata de personas; violencia basada en la orientación sexual y la identidad de género; y restricciones del derecho de asociación de los trabajadores.

Sobre la libertad de acceso a internet, el documento confirma el bloqueo sistemático de sitios webs, entre ellos Infobae, ya que son en total 1.008 portales los que fueron censurados durante el año por Conatel, el organismo de control chavista.

En la categoría de países cuyos gobiernos usan métodos "directos y abiertos" para "reprimir a la sociedad civil", el Departamento de Estado colocó a Corea del Norte, Cuba, China, Irán, Sudán, Uzbekistán, Laos, Rusia, Ruanda, República Democrática del Congo, Venezuela, Etiopía y Azerbaiyán.

Regímenes "históricamente autoritarios" como Corea del Norte, Cuba, China, Irán, Sudán y Uzbekistán continuaron el año pasado "controlando la actividad política y prohibiendo o limitando la oposición", detalló el informe.

En China la "coerción y represión aumentaron notablemente" contra organizaciones e individuos que defienden los derechos civiles y políticos, con una "ofensiva" contra la comunidad legal "particularmente severa".

Sobre Rusia, el Gobierno de EE.UU. destacó que ese país "instituyó una serie de medidas para reprimir la disidencia", con la aprobación de "nuevas leyes represivas" para "hostigar, desacreditar, perseguir, encarcelar, detener y multar" a organizaciones e individuos críticos.

En la conferencia de prensa de presentación del informe, el subsecretario de Estado para Democracia y Derechos Humanos, Tom Malinowski, destacó que EE.UU. vio el año pasado "esfuerzos decididos para legislar y poner fin a la libertad de asociación" en países "tan grandes e influyentes como Rusia o China"

Agencias

13 de Abril 2016