Brutal crimen de 8 personas en Ohio impacta a EEUU, buscan al pistolero

Ocho miembros de una familia fueron asesinados el viernes con disparos en la cabeza en cuatro sitios distintos de una zona rural del sur de Ohio, informaron las autoridades.

Advirtieron a los familiares sobrevivientes y a los residentes del área que tengan cuidado pues el atacante debe ser considerado armado y peligroso.

Tres niños, de entre 4 días y 3 años de edad, sobrevivieron a los grotescos ataques en los que murieron siete adultos y un adolescente de 16 años, informaron el secretario de Justicia estatal Mike DeWine y el jefe de policía del condado Pike, Charles Reader, durante una conferencia de prensa.

Las autoridades comentaron que, de acuerdo a la información preliminar, no hay indicios de que alguna de las ocho víctimas se haya suicidado. DeWine dijo que es posible que más de una persona esté involucrada en los asesinatos.

Algunas de las víctimas estaban en su cama, lo que indica que fueron baleados mientras dormían, según las autoridades. Fueron identificadas como miembros de la familia Rhoden.

"Es desconsolador", dijo DeWine. "La madre a la que mataron en su cama estaba acompañada de su hijo de cuatro días de nacido".

Hasta el momento se desconoce el motivo, afirmaron las autoridades.

Una decena de agentes de la Oficina de Investigación Criminal acudieron el viernes al condado Pike, una zona empobrecida en la región de los Apalaches, a unos 130 kilómetros (80 millas) al este de Cincinnati.

Goldie Hidebran, de 65 años, dijo que vive a kilómetro y medio (una milla) de donde le dijeron que se efectuaron los tiroteos.

La Oficina de Investigación Criminal de Ohio (BCI) informó a la cadena WJW de que los cadáveres se encuentran en varios lugares de la carretera Union Hill, aunque no está claro si todos pertenecen a la misma propiedad.

El fiscal general de Ohio, Mike DeWine, indicó que se están interrogando a más de 30 personas, pero que todavía no se puede hablar de un sospechoso. Además, aseguró que no hay indicios para pensar que existe una amenaza contra el condado de Pike, donde sucedieron los hechos, aunque sí una "amenaza específica" para el resto de miembros de la familia Rhoden, de la que formaban parte los asesinados.

"Me enteré en la mañana por la persona que reparte el correo", dijo Hildebran, quien dijo que la policía le impidió a la trabajadora postal hacer sus entregas en la zona acordonada.

"Me dijo que sabía que había sucedido algo realmente malo", dijo Hildebran.

El gobernador John Kasich, que se encuentra en Pennsylvania en su campaña presidencial, dijo que su oficina monitorea la situación.

"Los reportes que recibimos de Peebles son trágicos e incomprensibles", escribió Kasich en su cuenta de Twitter.

“Las informaciones que estamos recibiendo de Peebles son trágicas más allá de lo comprensible. Seguiremos de cerca este suceso y el estado trabajará con las fuerzas de seguridad locales en lo que sea posible”, escribió en Twitter el gobernador de Ohio y aspirante republicano a la Presidencia, John Kasich.

El FBI en Cincinnati “vigila de cerca la situación” y ha ofrecido ayuda al condado, según un mensaje de la agencia federal en la red social.

Algunas escuelas y centros de educación secundaria de la zona han cerrado sus recintos por precaución, aunque dentro continúan las clases.

El FBI en Cincinnati también sigue de cerca la situación y ofreció ayuda a la policía del condado Pike en caso de ser necesaria.

La Escuela Secundaria Peebles cerró el viernes por la mañana a manera de precaución luego que las autoridades notificaran al supervisor sobre lo ocurrido a unos kilómetros del lugar, según Regina Bennington, secretaria del supervisor del distrito escolar del condado Adams en el Valle de Ohio.

Autoridades de la escuela indicaron que la institución reanudó operaciones normales unas horas más tarde.

Piketon es sede de una planta de uranio de la época de la Guerra Fría, la cual fue cerrada en 2001 y en la que aún se realizan trabajos de limpieza.

AP

23 de Abril 2016