Situación de cubanos se puede salirse de control, Cruz Roja de Costa Rica

La Cruz Roja de Panamá advirtió este jueves que la permanencia de cientos de migrantes cubanos en la zona fronteriza con Costa Rica puede “salirse de control” si ese país mantiene la decisión de cerrarles el paso a su territorio.

“Si Costa Rica no otorga las visas a los cubanos varados en (el puesto fronterizo) Paso Canoas debemos prepararnos”, dijo Víctor Hall, directivo de la Cruz Roja panameña, en entrevista telefónica con la AFP.

Hall indicó que este jueves llegaron 40 cubanos a Paso Canoas que se sumaron a otros 602 que esperan desde hace varios días el visado de Costa Rica para continuar su camino hacía Estados Unidos.

“Tenemos entendido que otros 2.000 cubanos atraviesan el país para llegar a Paso Canoas”, recalcó Hall.

Agregó que unos 12 migrantes cubanos con problemas de diabetes, insuficiencia renal o hipertensión arterial tuvieron que ser trasladados a centros médicos en condiciones críticas.

Otros debieron ser atendidos en los albergues por lesiones que sufrieron durante su largo viaje por tierra desde Ecuador, el país a donde llegan por vía aérea tras salir de Cuba la mayoría de migrantes, que buscan llegar a Estados Unidos.

Hall dijo que a la Cruz Roja le preocupa también que los cinco albergues temporales dispuestos en Paso Canoas para recibir a los migrantes “están colapsando”, que hay escasez de frazadas y colchones porque la cantidad de personas supera la capacidad física de dichos espacios.

La demanda de alimentos y de atención médica también está superando los esfuerzos del gobierno, la Iglesia católica y otras entidades que les brindan asistencia humanitaria.

Las autoridades panameñas de Salud han estado fumigando la zona, en vista de que es un lugar con alto riesgo de contraer dengue, una enfermedad que se transmite por la picadura del mosquito Aedes aegypti.

La canciller y vicepresidenta de Panamá, Isabel Saint Malo, dijo este miércoles a un canal de televisión local que el gobierno trabaja para que se reabran las fronteras con el fin de permitir el flujo de cubanos “que siempre ha existido”.

La crisis inició con la decisión del gobierno de Nicaragua de cerrar las fronteras a los cubanos, a mediados de noviembre pasado, lo que provocó que entre 5.000 y 7.000 cubanos quedaran atrapados en Costa Rica.

Hace una semana, el gobierno costarricense se vio forzado a cerrar las fronteras al flujo de cubanos ante las proporciones del problema y la negativa de otros países de la región a recibir a los migrantes.

AFP

24 de Diciembre 2015