El Amway Center en Orlando está repleto para ver a Trump lanzar su campaña 2020

Un acto de amor para miles, un delito para las autoridades, España conmocionada

La Policía española detuvo en Madrid a un hombre de unos 70 años por suministrar una sustancia para ayudar a morir a su mujer, de 61 años y que padecía una enfermedad terminal irreversible, informó este jueves ese cuerpo de seguridad.

Una jueza lo libero pendiente del proceso judicial que impacta a la sociedad española.

Las redes sociales se han convulsionado en apoyo al hombre y consideran su acción un verdadero acto de amor para su pareja de toda la vida, que le pedía continuamente que la ayudara a morir para terminar con la tortura diaria que era su vida, pero las layes y la política entiende otra cosa.

La fallecida, según dijeron a Efe otras fuentes de la investigación, es María José Carrasco, enferma desde hace tres décadas de esclerosis múltiple, dependiente de su marido, quien había reclamado que el Congreso aprobara una ley de eutanasia.

En España hay una creciente demanda social para que se legalice la eutanasia.

Según varias encuestas, más del 80 % de los españoles está a favor de regularla, pero el proyecto de ley presentado por el Partido Socialista el pasado año está bloqueado en el Congreso, debido a que tanto el conservador Partido Popular (PP), como Ciudadanos (liberales) solicitan continuamente la ampliación del plazo de enmiendas.

El proyecto socialista contempla el "final anticipado de la vida con el objetivo de evitar alargar el sufrimiento" de personas con enfermedad grave e incurable o discapacidad crónica que implique un gran padecimiento.


El pasado mes de febrero, dos familias que sufrieron esa situación entregaron 280.000 firmas a favor de la regulación legal de la eutanasia, a través de sendas iniciativas que desarrollaron en la plataforma de peticiones ciudadanas Change.org

Cada día de bloqueo "suma un día más de sufrimiento", declaró el hijo de una de las enfermas, que murió días después de manera natural.

Ángel Hernández, de 69 años, le suministró a su mujer pentobarbital sódico, una sustancia que es utilizada en los países en los que la eutanasia sí es legal, y que produce una muerte indolora y de forma tranquila. Se la facilitó en un vaso con una pajita para que pudiera beberla. Sin embargo, en España no es legal y solo puede adquirirse a través del mercado negro.

Lo que está regulado en varias regiones españolas es el derecho a la muerte digna, que permite a los pacientes rechazar un tratamiento que prolongue su vida de manera artificial.

Según informó a Efe la Jefatura Superior de Policía de Madrid, la detención del marido de Carrasco tuvo lugar ayer en el domicilio en que el matrimonio residía en la capital de España.

El hombre grabó en video la secuencia del fallecimiento de su esposa y tras facilitarle el fármaco llamó a los servicios de emergencia para comunicar el fallecimiento. Los médicos acudieron a su domicilio acompañados de la Policía, que procedió a su detención. Hernández está acusado de homicidio.

Un acto de amor

En un video Hernández le pregunta a su mujer si está dispuesta a morir, a lo que ella responde afirmativamente con la cabeza. "María José ha llegado el momento que tanto deseabas. Yo te voy a prestar mis manos", le dice el hombre.

Mientras le ofrece el vaso con la sustancia le habla: "Te lo doy. Tienes que soportarlo. ¿Estás decidida? Ahí tienes. A ver dame la mano que quiero notar la ausencia definitiva de tu sufrimiento".

Desde que le diagnosticaron la enfermedad con 32 años, María José Carrasco había estado al cuidado de su esposo, quien le tenía que suministrar diariamente morfina para aliviar sus dolores, de manera que su existencia se basaba en estar sedada la mayor parte del tiempo. Ya no podía moverse, ni hablar.

En las redes sociales la ciudadanía ha reaccionado masivamente y la mayoría califican lo ocurrido como el mayor "acto de amor":

Al lugar acudieron los sanitarios, que confirmaron el fallecimiento y alertaron a la Policía de que el marido le había suministrado una sustancia para provocar la muerte a su mujer, que se encontraba en fase terminal.

En un reportaje del pasado mes de octubre en la prensa española, María José Carrasco afirmaba: "Quiero el final cuanto antes".

Fuente: EFE

4 de Abril 2019