​"Un sacrilegio para la historia" por Jose M. Izquierdo Analista

"Un sacrilegio para la historia" por Jose M. Izquierdo Analista de Antena305.com

Un 2 de diciembre de 1972, el régimen castrista instituyó una de la más alta condecoración que otorga el actual gobierno de Cuba a ciudadanos cubanos y extranjeros, por sus servicios destacados a la causa de la paz o logros sobresalientes en la educación, la cultura, las ciencias, los deportes o el trabajo creativo.

El pensamiento Martiano, su legado de paz y unión, de libertad y servicio incondicional a la patria y al pueblo, de patriotismo sin manchas, fue y continua siendo pisoteado por el uso oportunista de falsos líderes, que tergiversan e ignoran la verdadera esencia de la doctrina martiana, al imponer bajo el sagrado nombre del apóstol Jose Martí, condecoraciones inmerecidas a “Personalidades” que han sumido a sus pueblos en la nueva forma de esclavitud moderna socialista, encabezando regímenes socialistas de corte totalitario que han sumido a sus pueblos en la miseria económica y la desesperación social, “Lideres” que aprovechan cada espacio y oportunidad para enriquecerse esquilmando a sus pueblos.

Con la “Orden Jose Martí”, el Régimen Castrista ha condecorado a los dictadores más funestos e irreverentes del mundo y en especial a los venezolanos Hugo Chávez y el anti popular y actual presidente de Venezuela Nicolás Maduro, violando los principios por los cuales una personalidad debe ser merecedora de tan honorifica distinción establecida por ellos mismos, cometiendo así un acto de verdadero “Sacrilegio histórico”.

Custodiado por la imagen del tristemente célebre asesino “Che” Guevara en la llamada “Plaza de la Revolución” de La Habana, Martí recibió otra afrenta al presenciar al presidente de Bolivia Evo Morales ante su efigie, rindiendo honores a la grandeza de un héroe que sin reparos ofrendo su vida por la libertad de su pueblo y los pueblos de América. Evo Morales, fue otro líder fantoche que recibió inmerecidamente la “Orden Jose Martí”, condecoración que se supone represente respeto por la obra y el pensamiento del Apóstol Jose Martí, un respeto que Morales no exhibe en su gestión como mandatario y un ejemplo de patriotismo que no corresponde a su trayectoria como líder de su pueblo.

Cuando hay líderes que son responsables de los grandes conflictos sociales de sus pueblos, culpables de innecesarias guerras, hambruna, miseria y sufrimientos. Cuando existen líderes responsables del estancamiento económico de sus pueblos y el sufrimiento de sus hijos. Cuando los pueblos están representados por fantoches que los mantienen inmersos en la desesperación y la agonía económica y social. Cuando hay lideres culpables de privar a un pueblo de los derechos mínimos a la libertad de expresión y de pensamiento por la avaricia de mantener el poder usurpado, el nombre del Apóstol cubano Jose Martí, no debe ser invocado para premiar a estos Fantoches culpables de esos desaciertos y abusos, el hacerlo, constituye un insulto a la memoria del Apóstol.

El régimen castrista no tiene el derecho ni la autoridad moral de escoger el nombre del apóstol Jose Martí para bautizar con él, una condecoración que premia a rufianes y malvados tiranos, a figuras que promueven ideologías y conductas dictatoriales que Martí rechazó con claridad meridiana. Los Castros no tienen derecho ni debieron otorgar nunca la “Orden Jose Martí” a fantoches como Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Evo Morales y otros reconocidos dictadores que abusaron de su poder para sumir a sus pueblos en esclavos sin libertad ni pan como tampoco, estos falsos líderes debieron tener nunca el deshonor de aceptarlas. Es indigno escuchar cómo se invoca la memoria y el ejemplo de un héroe, que supo inmolarse en pos del bien y la libertad de su amada patria y los pueblos de América.

Jose M. Izquierdo

Analista de Antena305

Florida

E-Mail.josemizquierdo@hotmail.com