Israel derriba torre usada por medios y también por Hamas como centro cibernético

Israel aprueba recrudecer los ataques contra Hamas

Además de diplomáticos, personal militar se vio afectado por ataques sónicos

Líderes militares estadounidenses creen que Rusia está detrás de una serie de presuntos ataques de "energía dirigida" que causaron enfermedades en las tropas y diplomáticos estadounidenses, dijeron a Politico funcionarios no identificados.

Según el sitio de noticias, el Pentágono ha estado investigando los incidentes desde el año pasado y ahora ha informado a los principales legisladores sobre el asunto.

El primer ataque sospechoso fue en 2016 en La Habana, Cuba. Los empleados de la embajada de Estados Unidos, allí informaron que tenían dolores de cabeza, zumbidos en los oídos y pérdida de audición, memoria y equilibrio. Algunos sufrieron daño cerebral a largo plazo.

La fuente de la misteriosa enfermedad, conocida como el síndrome de La Habana, fue difícil de precisar. Pero pronto los oficiales de la CIA comenzaron a reportar los mismos síntomas en China, Rusia y otros países. Desde 2016, casi 50 funcionarios estadounidenses han contraído el síndrome.

Durante la presidencia de Donald Trump, su administración acusó a Cuba de "ataques selectivos", pero resto importancia al tema en otros lugares,, dice la publicación .

Pero en diciembre del año pasado, un informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina dijo que la fuente más probable de la enfermedad era "energía de radiofrecuencia pulsada dirigida".

Según un análisis del New York Times, ese lenguaje es crucial. Al usar palabras como "pulsado" y "dirigido", el informe decía que la energía no emanaba aleatoriamente de un teléfono celular u otro dispositivo. Estaba dirigido a personas.

En el otoño de 2020, varias tropas estadounidenses en Siria desarrollaron misteriosos síntomas parecidos a los de la gripe, similares a los del síndrome de La Habana. Según el reporte, el Pentágono le ha dicho a los principales miembros del Congreso que sospecha que el responsable fue un ataque energético dirigido por Rusia.

Rusia ha negado cualquier responsabilidad.

Hasta ahora, aquellos en el Congreso que conocen esta nueva información no han estado dispuestos a discutirla en público.

“Creo que esa es una pregunta que debe tener respuestas”, expresó el senador Marco Rubio a Politico sobre los presuntos ataques a las tropas estadounidenses. “Y más allá de eso, todos hemos visto algunos de estos ataques a instalaciones diplomáticas. No quiero vincular los dos, pero de nuevo, no puedo comentar nada de eso".

“Sé que vamos a tener una discusión, una sesión informativa sobre eso”, dijo el senador Jim Inhofe, que forma parte del Comité de Servicios Armados, “y, francamente, será confidencial. Así que esperemos y veremos".

El senador Richard Blumenthal, que también forma parte de ese comité, no quiso divulgar ningún detalle, pero dijo que los estadounidenses tenían derecho a obtener más información.

“Sobre una serie de temas sobre los que se nos ha informado en un entorno clasificado, creo que el pueblo estadounidense necesita y merece saber más”, externó.

23 de abril 2021