Israel derriba torre usada por medios y también por Hamas como centro cibernético

Israel aprueba recrudecer los ataques contra Hamas

El Pentágono sabe que los Ovnis son reales, pero por razones de religión no lo quieren admitir

Cada vez son más raras las declaraciones de los funcionarios de alto perfil de la inteligencia y el Pentágono de Estados Unidos, sobre los fenómenos aéreos no identificados y el explosivo informe que le presentaran al Congresos en Junio sobre el tema.

Según ellos la ecuación es simple, o admiten que existen estas cosas que vuelan con impunidad nuestros cielos, o es tecnología de los enemigos que no hemos detectado, lo que seria el fallo mas grande de la historia de la inteligencia en Estados Unidos.

Luis Elizondo, exjefe del Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas del Pentágono planteó la posibilidad de que los llamados ovnis sean en realidad "tecnología extranjera adversaria que durante varias décadas ha logrado superarnos y han evadido a la comunidad de inteligencia".

"Eso sería una falla de inteligencia que eclipsaría casi cualquier otra cosa que este país haya afrontado, especialmente si esto ha ocurrido durante décadas", aseveró Elizondo.

A la espera de un explosivo informe del gobierno norteamericano sobre Ovnis que se espera para junio, cada vez son más frecuentes las afirmaciones de funcionario de alto perfil en las agencias de inteligencia y en la política de Estados Unidos que afirman abiertamente la existencia de los ovnis.

En esta ocasión vuelve a hablar más directamente un ex funcionario del Pentágono que le reveló al New York Post que el gobierno es plenamente consciente de que los “fenómenos aéreos no identificados” son reales.


Según Luis Elizondo, exjefe del Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas, que operaba desde el secreto quinto piso del Anillo C del Pentágono, los altos funcionarios del Pentágono no están dispuestos a reconocer públicamente la existencia de ovnis debido a "objeciones religiosas". su propia reputación y temores de incitar al pánico público ".

“Algunas personas tienen un problema con este tema porque interfiere con su sistema de creencias filosóficas o quizás teológicas”, dijo Elizondo.

Elizondo sostuvo que su mayor preocupación relacionada con el encubrimiento de ovnis es que es un grave riesgo para la seguridad nacional.

“Estamos detrás de la curva de poder”, dijo Elizondo, al describir cómo los jefes militares se vuelven ciegos ante fenómenos inexplicables. “Sabemos que los adversarios extranjeros en otros países están interesados en este tema. Entonces surge un problema real desde la perspectiva de la seguridad nacional ".

La extensa entrevista se produce solo dos semanas después de que los funcionarios del Pentágono confirmaran la legitimidad de las imágenes y de videos recientemente filtrados de ovnis en forma de pirámide realizando maniobras imposibles para la física que conocemos.

“Como dijimos antes, para mantener la seguridad de las operaciones y evitar revelar información que pueda ser útil a los adversarios potenciales, el DOD no discute públicamente los detalles de las observaciones o los exámenes de las incursiones reportadas en nuestros campos de entrenamiento o espacio aéreo designado, incluyendo esas incursiones inicialmente designadas como UAP ”, dijo la portavoz del Pentágono, Susan Gough en un comunicado.

Como parte de su trabajo, dijo Elizondo, tuvo acceso a los datos OVNI del Pentágono y entrevistó a testigos militares que se encontraron con el fenómeno aéreo no identificado casi a diario. Los pilotos de la Marina han testificado sobre los avistamientos de estas cosas en los cielos que desaparecen en un abrir y cerrar de ojo y realizan maniobras imposible con la tecnología terrestre.

Otros pilotos dijeron que sus aviones de combate tuvieron una "casi colisión" con una extraña esfera. Elizondo examinó toda esta evidencia, incluidos los datos de radar y electroópticos, que mostraban que aviones desconocidos volaban 60 millas en cinco segundos y descendían a velocidades de 14 millas por segundo.

A pesar de esos descubrimientos alucinantes, Elizondo siempre nadaba contra la corriente. Trató de compartir pruebas aterradoras con altos funcionarios no creyentes de mente cerrada que rechazaron su investigación.

Elizondo presuntamente presionó a sus superiores, que incluían al general James "Mad Dog" Mattis, para que se tomaran en serio sus hallazgos.

También afirma que funcionarios "muy superiores" le impidieron informar a Mattis, y él renunció al Pentágono debido a sus frustración. (Los representantes de Mattis se negaron a comentar cuando The Post se acercó para hacer comentarios).

Pero Elizondo nunca dejó de investigar ovnis y de dar a conocer lo que encontró. Ahora ya no está solo, en Washington, DC, los poderosos en el ejército y en las agencias de inteligencia tienen que publicar lo que saben gracias a una orden firmada cuando la administracion de Donald Trump y de cierta manera es una reivindicación para Elizondo y otros en su campo.

Los ovnis pueden hacer cosas asombrosas

Solemos quedar impresionados por las montañas rusas de alta tecnología en los parques temáticos brillantes. Y nuestros observadores de ovnis han visto actuaciones mecánicas y tecnológicas que aportan nuevos parámetros a la noción de un viaje emocionante.

Elizondo describe las embarcaciones que vuelan a 11,000 millas por hora, "haciendo locos giros en ángulo recto" y siendo capaces de retroceder "instantáneamente". Brindando una comparación, explicó sobre el SR-71 Blackbird de la Fuerza Aérea, que alcanza un máximo de alrededor de 2100 mph, " y si quisieras girar a la derecha, te llevaría aproximadamente la mitad del estado de Ohio en hacer esa maniobra" y estamos hablando de uno de los aviones mas avanzados del planeta. Esa maniobra serian imposible para el cuerpo humano.

También detalló las capacidades operativas dignas de Spielberg que caen en el ámbito de los "viajes transmedios". Elizondo explicó que las embarcaciones alucinantes pueden volar 50 pies sobre la superficie de la Tierra o 80,000 pies en el cielo e incluso sumergirse bajo el agua sin comprometer el rendimiento a ningún nivel: “Cuando ves eso, reconoces que estás tratando con una tecnología más avanzado que la nuestra ".

Incluso la forma en que estas inexplicables máquinas voladoras logran despegar destruye la ingeniería racional que conocemos. “[Estas] cosas no tienen alas, ni cabinas, ni superficies de control, ni remaches en la piel, ni signos obvios de propulsión, y de alguna manera son capaces de desafiar los efectos naturales de la gravedad de la Tierra”, se maravilló Elizondo. "¿Cómo es eso posible?"

Luego está la mera habilidad para manejar el estrés de todo: “Los seres humanos pueden soportar 9 G durante un corto período de tiempo antes de las consecuencias físicas negativas. El avión de combate F-16 comenzará a experimentar fallas estructurales alrededor de 17 Gs. Los objetos que estamos viendo están haciendo 600 Gs. Obviamente, mucho más allá de las saludables limitaciones de cualquier cosa ”, incluido quien sea o lo que sea que esté dentro del recipiente.

Nick Pope, exjefe de la oficina OVNI en el Ministerio de Defensa del Reino Unido, dijo a The Post que todo se suma a “una tecnología avanzada que actualmente no poseemos. Puede ser la razón por la que el programa AATIP del Pentágono estaba estudiando conceptos avanzados de física teórica como la antigravedad y el impulso warp. Es como si alguien dijera: 'Esto es real, ¿y podemos resolverlo nosotros mismos?' ".


Los 'monstruos marinos' en el cielo

Cuando se enfrentó a la pregunta de si los ovnis son simplemente vehículos con destino a la Tierra o de otra galaxia, Elizondo ofreció una tercera opción inquietante. Comenzó enfatizando, "Esto es importante", luego explicó cómo los humanos solo pueden percibir "una banda estrecha" de la realidad. Muchas cosas (infrarrojos, ondas de radio, radiación cósmica) son invisibles para el ojo humano. Hay "cosas que están justo frente a tus ojos, pero no puedes verlas".

El funcionario detalla en la entrevista que antes los marineros vean a los grandes animales en el mar como monstruo marino ante la imposibilidad de saber que eran, hoy con nuestros conocimientos sabemos que son, ahora, 500 años después, los llamamos grandes calamares del Pacífico, grandes tiburones blancos y ballenas. Son parte de la naturaleza y aprendimos a comprenderlos ".

Elizondo dijo que la humanidad podría enfrentarse una vez más al mismo escenario. “Tal vez”, propuso, “esto es solo otra expedición en el horizonte. Tal vez nos vamos a dar cuenta de que lo que pensamos que eran monstruos en realidad son solo nuestros vecinos ".

Fuente New York Post

1 de mayo 2021