Monumental labor de rescate tras derrumbe de edificio en Miami

Se reporta una mujer fallecida y multiples heridos

Países enemigos tienen armas portátiles de microondas que causan síndrome de La Habana

Según los informes, los adversarios de Estados Unidos han desarrollado armas portátiles de microondas capaces de causar el 'síndrome de La Habana' experimentado por diplomáticos y espías estadounidenses en los últimos años. China y Rusia la pudieran estar desplegando según múltiples reportes.

James Giordano, investigador senior de biotecnología en la Escuela de Guerra Naval de Estados Unidos, hizo la alarmante afirmación en una entrevista con The Guardian el jueves, en medio de una investigación del Pentágono para determinar qué ha causado que los trabajadores del gobierno se enfermen.

Desde 2016, más de 130 empleados del Departamento de Estado, la CIA y el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) se han enfermado por la aparición repentina de mareos, migrañas debilitantes, vértigo y náuseas.

En noviembre pasado, un empleado de NSC sufrió un episodio inexplicable en Washington, DC, durante el cual de repente cayó al suelo, no pudo hablar y "pensó que iba a morir".

En otra caso un funcionario y su hijo de 2 años fueron impactados por la misteriosa arma.

Algunos investigadores creen que los síntomas podrían deberse a "ataques sónicos" en los que "rápidos pulsos de microondas calientan los tejidos blandos del cerebro para provocar una onda de choque dentro del cráneo".

Giordano afirma que una empresa estadounidense hizo un prototipo de un arma pequeña portátil capaz de causar tales efectos a principios de la década de 2000 antes de que se abandonara la investigación.

Sin embargo, dice que ha descubierto que otros países han desarrollado un dispositivo similar que "utiliza frecuencias de microondas capaces de interrumpir la función cerebral sin ninguna sensación de ardor".

"Esto fue importante, y bastante aterrador, porque representaba un estado de avance y sofisticación de este tipo de instrumentos que hasta ahora no se había pensado que se lograra", dijo a la publicación.

Giardono tiene prohibido revelar qué países han creado el arma, pero The Guardian menciona a Rusia y China como dos posibilidades.

La investigación sobre el prototipo de EE. UU. no se desarrolló más allá de 2004, según se informa debido a preocupaciones éticas.

Lev Sadovnik, que era parte del equipo de desarrollo, le dijo a The Guardian: 'Tenemos aquí limitaciones muy estrictas, por supuesto, en las pruebas en humanos y animales. Los rusos no se adhieren a estos estándares '.

Añadió que las diferentes normas éticas impulsadas por el gobierno chino les brindarían "oportunidades únicas para promover el desarrollo biocientífico y tecnológico de formas que serían insostenibles en los Estados Unidos y los programas de nuestros aliados de la OTAN".

Al igual que Giardono, cree que es muy posible que una de esas naciones haya creado un arma de microondas que sea de tamaño pequeño y fácil de transportar.

"Es bastante concebible que pueda esconderlo en un automóvil o en una camioneta, pero no funcionaría a larga distancia", afirmó.

De manera similar, el profesor de la Universidad de Illinois, James Lin, dijo al periódico: “Ciertamente, puede armar un sistema en un par de maletas grandes que le permitirá ponerlo en un SUV.

"No es algo que se necesite para tener una enorme cantidad de espacio o equipo para hacerlo".

Las afirmaciones de los tres expertos ahora hacen que parezca más probable que la causa de la enfermedad inexplicable sea de naturaleza nefasta.

El mes pasado surgieron informes de que algunos funcionarios estadounidenses sospechaban que la infame agencia de inteligencia extranjera de Rusia, el GRU, podría ser la culpable.

Un oficial militar estadounidense con base en un país con una gran presencia rusa le dijo a The New Yorker que sintió que su cabeza iba a explotar durante un incidente en el que se encontró que había estado cerca de un vehículo GRU.

Sin embargo, tampoco se puede descartar China.

En octubre del año pasado se informó cómo el diplomático Mark Lenzi, de 45 años, estaba destinado en Guangzhou, China, en 2017, cuando desarrolló síntomas inexplicables, como dolores de cabeza, pérdida de memoria y problemas para dormir.

Su vecina Catherine Werner también se enfermó y su colega estadounidense Robyn Garfield fue evacuado de Shanghai con su familia en junio de 2018.

La administración del presidentes Joe Biden ha creado unidades especiales de investigación sobre estos ataques al punto que ha sido desplegados igual a cuando persiguieron al terrorista Osama Bin Laden.

De encontrarse los autores y las armas las consecuencias pudieran ser trascendentales, han dicho experto que están siguiendo el tema.

Fuente The Guardian

3 de junio 2021