Trump y Putin se reúnen a puerta cerrada por dos hora en Helsinki

Chófer palestino abre fuego contra varios israelíes

Un conductor palestino abrió fuego el domingo desde su vehículo cerca del cuartel general de la policía en Jerusalén, hiriendo a ocho personas resultaron heridas —dos de ellas de gravedad— antes de morir baleado por las autoridades, indicaron la policía y los servicios de emergencia israelíes.

El agresor se acercó a gran velocidad hacia una bulliciosa parada de tranvía y empezó a disparar, hiriendo de gravedad a una mujer que esperaba allí, indicó la portavoz policial Luba Samri. Después siguió manejando y disparó a otra mujer que estaba sentada en su auto antes de acelerar hacia un barrio árabe en Jerusalén Este. Policías sobre motocicletas persiguieron al agresor, que terminó saliendo del vehículo y disparándoles, dijo Samri. Un policía resultó herido grave en la balacera.

Otra unidad de policía logró abatir y matar al atacante, dijo Samri. El sospechoso fue identificado como un hombre de 39 años del barrio de Silwan, en Jerusalén Este.

Ocho personas heridas, dos de ellas de gravedad, recibían atención médica en el servicio de urgencias Magen David Adom, señaló el centro.

La policía acordonó la zona del ataque. También se paralizó parte de la red de tranvía ligero.

El ataque con disparos resulta inusual en medio del brote de violencia iniciado el año pasado, que ha incluido sobre todo agresiones con arma blanca. Los ataques comenzaron en torno a la fecha de un importante feriado judío y se han cobrado las vidas de 34 israelíes y dos estadounidenses que estaban de visita.

Unos 219 palestinos han muerto en ese periodo. Israel afirma que la gran mayoría de ellos eran agresores.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que el riesgo de episodios violentos podría aumentar conforme se aproxima la temporada de feriados judíos, y el país ha redoblado su seguridad. Un reciente repunte de ataques palestinos acabó con semanas de calma relativa y planteó el temor a que regresen los ataques casi diarios registrados en el último año.

La rápida intervención de las fuerzas de seguridad impidió un desenlace más trágico, indicó el ministro de Seguridad Interna, Gilad Erdan.

Israel atribuye la violencia a una campaña palestina de mentiras e incitación. Los palestinos dicen que deriva de la frustración por casi 50 años de ocupación.

El gobierno de Gaza, controlado por el grupo islamista Hamas, celebró el ataque y lo describió como "una respuesta natural", en un comunicado del portavoz Fawzi Barhoum.

AP

9 de Octubre 2016