Fuerte terremoto de 7.1 estremece a México, decenas de muertos y heridos

Creemos en América, Donald Trump en impactante discurso ante el Congreso

El presidente Donald Trump, muy ceñido al guión, sorprendió este martes ante el Congreso con su discurso pleno de notas positivas. "El tiempo para pensar en pequeño se acabó", dijo.

Y aunque tuvo también momentos en que se vio el Trump que estigmatiza a los inmigrantes e insiste en el muro con México, en general dejó a un lado el tono casi apocalíptico con el que muchas veces se refirió a su país a lo largo de la campaña y en las primeras semanas de su gobierno.

De hecho, casi por primera vez en su carrera política reciente, apeló al optimismo y a la conciliación al presentar los lineamientos para su primer año de gobierno.

"El momento para las peleas triviales quedó atrás. Sólo necesitamos el valor para compartir los sueños que llenan nuestros corazones".

En su primera comparecencia ante el Congreso, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha defendido el veto de ciertos extranjeros para evitar que se forme una «avanzadilla» terrorista dentro del país. «No podemos permitir que se forme una avanzadilla de terrorismo dentro de Estados Unidos. No podemos permitir que nuestra nación sea un santuario para los extremistas», dijo el presidente, que prometió nuevas medidas con ese fin «pronto». «Mi Gobierno ha estado trabajando en mejores procedimientos de escrutinio y pronto daremos nuevos pasos para mantener seguro a nuestro país, y para que los que nos quieren hacer daño se queden fuera», agregó.

Para el presidente, la «única solución a largo plazo» para resolver crisis humanitarias como la de los refugiados es que esas personas «puedan regresar a salvo» a sus hogares. «Tenemos que aprender de los errores del pasado. Hemos visto la guerra y la destrucción que han azotado nuestro mundo».

Trump reiteró así su intención de aprobar nuevas medidas que sustituyan a su polémico veto a ciudadanos y a todos los refugiados que diferentes instancias judiciales bloquearon a principios de este mes. «No es compasivo, sino temerario, permitir la entrada incontrolada (de individuos) desde lugares en los que no podemos hacer escrutinios apropiados», subrayó el presidente. Trump ha prometido nuevas medidas restrictivas desde que hace casi un mes, pero su Gobierno ha ido retrasando su aprobación mientras estudia la manera de que no quebranten la ley.

Ha insistido en que hará cumplir las leyes migratorias del país para que aumenten los salarios, ayudar a los desempleados, ahorrar «miles de millones de dólares» y que las comunidades sean más seguras. «Al hacer cumplir finalmente nuestras leyes de inmigración, aumentaremos los salarios, ayudaremos a los desempleados, ahorraremos miles de millones de dólares y haremos que nuestras comunidades sean más seguras para todos», afirma Trump, según extractos de su discurso que ha ofrecido la Casa Blanca. Horas antes de esta intervención ante una sesión conjunta del Congreso, Trump aseguró hoy que ha llegado el momento de impulsar una reforma , donde se calcula que residen 11 millones de indocumentados.

El presidente también ha prometido ante el Congreso que «trabajará» con los países aliados para «extinguir» a la organización yihadista Daesh. «Trabajaremos con nuestros aliados, para extinguir de la faz de la Tierra a este villano enemigo». «Como prometí, he ordenado al Departamento de Defensa que desarrolle un plan para destruir al Daesh, una red de salvajes sin ley que ha matado a musulmanes y cristianos y a hombres, mujeres y niños de todas las creencias», agregó el presidente.

Estados Unidos cuenta actualmente con cerca de 5.000 militares desplegados en Irak para apoyar a las fuerzas locales en su ofensiva contra el Daesh y el Pentágono estudia el envío de tropas de combate a Siria. Trump avanzó durante su campaña a la Casa Blanca esta posibilidad como parte de su estrategia en Siria que también incluye una mayor colaboración con Rusia.

El Presidente Donald Trump prometió que protegerá a Estados Unidos del terrorismo islámico, construirá la “Gran Muralla” en la frontera con México y eliminará el Obamacare para recuperar la grandeza del país, en un discurso pronunciado ante el Congreso que aspiraba relanzar su nueva aunque agitada administración.

En su intervención, titulada “La Renovación del Espíritu Estadounidense”, el gobernante también enfatizó que su administración hará cumplir las leyes de inmigración y endurecerá el proceso para que los extranjeros puedan obtener visas, al tiempo que abogó a favor de reformar las actuales leyes para bloquear el ingreso de individuos de bajos recursos.

“Es un principio básico que quienes desean entrar a un país estén en condiciones de mantenerse económicamente. Sin embargo, nosotros en Estados Unidos no adoptamos esta regla, lo que ejerce gran presión sobre los recursos públicos de los que dependen nuestros ciudadanos más pobres”, dijo el mandatario en una sesión conjunta del Senado y de la Cámara de Representantes.

“Alejarnos de este actual sistema de inmigración de baja calificación y adoptar un sistema basado en méritos, nos va a brindar muchos más beneficios, va a ahorrar innumerables dólares, aumentará los salarios, y ayudará a las familias en problemas, incluyendo familias inmigrantes a que puedan entrar a la clase media con más rapidez”, agregó.

El mandatario ha explicado que su Administración "está trabajando para mantener nuestro país seguro y no permitir la entrada de aquellos que nos quieren hacer daño". Al respecto, Trump ha reiterado que su Gobierno no puede dejar que EE.UU. "se convierta en un santuario para extremistas".

Donald Trump planea realizar una "reforma histórica" del sistema tributario y ha detallado que la modificación que elabora su equipo económico "reducirá la tasa de impuestos a nuestras empresas para que puedan competir y florecer". "Al mismo tiempo proporcionará un alivio a la clase media a través de una rebaja masiva de impuestos", ha añadido.

El presidente comenzó su alocución haciendo un llamado a la unidad y condenado los recientes ataques a la comunidad judía y el asesinato de un inmigrante de India.

"Estoy aquí para llevar a ustedes un mensaje de unión y fortaleza, y es un mensaje que viene desde lo más profundo de mi corazón", dijo Trump.

"Nosotros podremos ser una nación dividida políticamente", expresó. "Pero somos una nación que se une para condenar el odio y el mal en todas sus formas".

Luego se mostró optimista sobre el futuro del país, prometiendo "la renovación del espíritu estadounidense".

"Un nuevo capítulo de la grandeza está comenzando", dijo Trump. "Un nuevo optimismo y orgullo está comenzando", manifestó. "Lo que estamos viendo hoy es la renovación del espíritu estadounidense", expresó.

Luego, el mandatario habló de cuáles serán sus políticas en materia económica, con foco en el desarrollo de las infraestructuras.

"Nos hemos gastado trillones de dólares afuera de los Estados Unidos, mientras que nuestra infraestructura en casa está en muy mal estado", dijo Trump, repitiendo palabras que ya había utilizado durante la campaña electoral. También, prometió impulsar la industria local: "Di una directiva para que nuestras tuberías se han fabricadas con acero estadounidense", expresó.

En particular, el mandatario volvió a hablar del muro fronterizo con México, asegurando que su construcción comenzará "pronto", y será "un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas".

"Debemos restaurar la integridad y el imperio de la ley en nuestras fronteras. Por eso, pronto comenzaremos la construcción de un gran muro a lo largo de nuestra frontera sur. Se iniciará antes de lo programado y, una vez terminado, será un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas", dijo Trump. "Mientras hablamos, estamos removiendo pandilleros, vendedores de drogas y criminales que amenazan nuestras comunidades y a nuestros niños. Esos tipos se están yendo mientras hablamos aquí esta noche, tal como yo lo había prometido", afirmó el presidente.

Trump ha dejado claro en su primer discurso frente al Congreso de su país que su labor se centrará en los asuntos internos y respetará el derecho de todas las naciones de "trazar su propio camino".

Al respecto, el mandatario ha detallado que su labor no consiste en representar al mundo entero, sino en "representar a Estados Unidos", al que le conviene que haya "menos conflictos".

"EE.UU. está dispuesto a encontrar nuevos amigos y forjar nuevas alianzas donde los intereses compartidos concuerden", según el mandatario. A diferencia de la administración de Obama, a la que culpa de haberle heredado "una trágica serie de desastres en política exterior", la presente administración supondrá una interacción "directa, poderosa y significativa" con el mundo.

Trump dijo que su país apoya firmemente a la OTAN y buscará que sus aliados incrementen su gasto militar. No obstante, el mandatario enfatizó que EE.UU. espera que sus compañeros, "ya sea en la OTAN, en Oriente Medio o en el Pacífico", asuman un papel "directo y significativo" en las operaciones estratégicas y militares conjuntas, además de cumplir con sus obligaciones financieras.

28 de Febrero 2017