Otra caída dramática de las bolsas, temen una recesión global

El artista El Sexto se mantiene desafiante en un cárcel del régimen en Cuba

El artista plástico Danilo Maldonado, El Sexto, fue trasladado a la cárcel Valle Grande por escribir "se fue", tras conocer que Fidel Castro había muerto.

El activista plástico Danilo Maldonado, El Sexto, fue trasladado este miércoles para la cárcel de Valle Grande en las afueras de La Habana luego de once días de arresto en varias estaciones policiales.

María Victoria Machado, madre del grafitero, dijo a Martí Noticias que mañana tendrá la primera visita de dos horas en la que podrá llevarle comida y aseo.

El artista sólo ingiere los alimentos que le lleve la familia. Se había negado a ingerir los preparados en los lugares donde lo mantuvieron detenido porque cree que le pusieron somníferos en la comida, para que no gritara "Abajo Fidel" y "Abajo Raúl”.

Maldonado fue detenido en su casa el 29 de noviembre, horas después de haber pintado en la céntrica esquina de L y 23, en el barrio habanero de El Vedado la frase "se fue", tras conocerse que Fidel Castro había fallecido.

Las autoridades cubanas prohibieron a la ciudadanía realizar cualquier tipo de festividad durante los nueve días que durara el duelo decretado por su muerte.

Grafitis de Danilo Maldonado, en La Habana. Madrugada del 26 de noviembre.

La situación legal de El Sexto llena de dudas a la familia y a los interesados en su caso, porque aunque fue acusado por "daños a la propiedad", un delito que el código penal cubano establece con multas de $100 a $200 pesos, las autoridades le informaron a la mamá que permanecerá 60 días hábiles en prisión por estar "bajo investigación".

Freedom House emitió el miércoles pasado un comunicado en el que condena al gobierno de Cuba por el arresto del grafitero disidente Danilo Maldonado.

Amnistia Internacional pidió acción urgente a favor de El Sexto y junto a Human Rights Watch se pronunciaron a favor de la libertad inmediata del artista.

En la Navidad de 2014, Maldonado fue detenido cuando planeaba realizar un performance en un parque de La Habana con dos cerdos pintados de verde y con los nombres "Fidel" y "Raúl" escritos sobre la piel.

Lo mantuvieron en la prisión de Valle Grande por diez meses acusado de desacato a las figuras de Fidel y Raúl. Nunca le realizaron juicio y fue liberado en octubre de 2015.

Cuando estaba en prisión fue galardonado con el Premio Václav Havel para la Disidencia Creativa y lo pudo recoger en mayo de 2016 durante el Oslo Forum Freedom.

En eventos y foros donde el artista ha participado ha dicho que el gobierno cubano le teme a los dibujos.

7 de Diciembre 2016

Martinoticias