Gobernador declaró estado de emergencia para el estado

El exterminio del régimen Sirio en pleno Siglo 21 ante la vista del Mundo

Amnistía Internacional publicó un informe sobre las torturas y eliminación física de los opositores en la cárcel Saydnay del régimen del Bashar Al Assad, en Siria, donde al menos 13.000 personas ha muerto en una claro política de exterminio comenzada en 2011 tras las primeras revueltas que llevaron a la guerra civil.

El exterminio que ocurre en pleno Siglo 21, que le asemeja a muchos el holocaustos contra los judíos, ha ocurrido ante la vista de la ONU, los gobiernos de Europa y de Estados Unidos que no han hecho nada para detenerlo.

Torturas inimaginables, privaciones de todo tipo y ejecuciones sumarias se realizaron en silencio durante casi seis años en ésta y otras cárceles y hospitales contra personas consideradas opositoras al brutal gobierno en Damasco, con la complicidad de Irán y el grupo terrorista Hezbollah.

A uno le faltaba un ojo, otro no tenia cabeza, mostraban signos de ácido vertido a lo largo de la espalda de la víctima, se podían ver las vértebras a través de los agujeros terribles en la carne producidos por el ácido, las escenas era similares a las de las torturas de los nazi, relata el medico.

Estas fueron las víctimas de los mataderos de Siria: las cárceles y prisiones dirigidas por el régimen del presidente Bashar Assad, diseñados para aterrorizar al pueblo sirio a la sumisión después se atrevieron aumento en la revuelta.

En la mayoría de los casos los manifestantes anti Assad llegaban a los hospitales heridos y recibían mas vejaciones y malos tratos.

El The Daily Mail pudo hablar con un médico sirio obligado a participar de la masacre firmando certificados de muerte falsos o atendiendo a víctimas de tortura que eran luego vueltas a torturar.

Los cadáveres desnutridos, golpeados y mutilados registrados en fotos filtradas describen lo vivido por este doctor, que provoco comparaciones con el Holocausto perpetrado por el régimen nazi en la Segunda Guerra Mundial contra judíos, gitanos, homosexuales y cualquier persona considerada opositora, destaco el periódico británico.

12 de Febrero 2017