Otra caída dramática de las bolsas, temen una recesión global

El huracán Dorian impacta las Carolinas

Fortalecido a categoría 3 y con vientos máximos sostenidos de casi 115 millas por hora (185 km/h), el huracán Dorian impacta las Carolinas, tras dejar atrás Florida y Georgia.

En horas de la tarde del jueves se degrado a categoria 2.

Los vientos con fuerza de huracán de Dorian se extienden hasta 60 millas (95 km) del centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical.

Durante toda la madrugada de este jueves, Dorian azotó la zona este de Carolina del Sur. En las últimas horas, los servicios de emergencia estatales registraron numerosos reportes de caídas de árboles y señales, carreteras cortadas y feroces inundaciones, con daños considerables en los condados de Charleston y Dorchester.

Se mueve en dirección nor-noreste a 8 millas por hora (13 km/h) y se prevé que más tarde girará hacia el noreste y aumente de velocidad para el viernes.

"Las condiciones son peligrosas a través de todo el condado. Permanezcan bajo refugio hasta que pase la tormenta. Se están reportando caídas esporádicas de árboles desde el norte de Charleston hasta St. George. Aproximadamente el 28% de los clientes han sufrido cortes de electricidad, entre los 4 proveedores existentes", informó el condado de Dorchester a primera hora del jueves.

En total, anunció la División de Manejo de Emergencias de Carolina del Sur, se reportaron 202.000 cortes de energía por el paso del huracán. Desde el organismo instaron a la población a evitar viajar por carretera durante el paso del meteoro.

"Estamos viendo muchos reportes de autoridades locales sobre carreteras inundadas en #Charleston. Por favor permanezcan fuera de las carreteras esta noche. Casi la mitad de las muertes en inundaciones se relacionan con el manejo de vehículos. Seis pulgadas de agua pueden hacer perder el control del auto", recordaron.

A partir del viernes por la noche pasará por el sureste del extremo sureste de Nueva Inglaterra (noreste de EEUU) y el sábado se aproximará a Nova Scotia (Canadá).

El NHC espera que en los próximos días siga teniendo categoría de huracán, aunque más débil que en la actualidad, pues la pérdida de intensidad hasta disiparse en el Atlántico norte va a ser un proceso lento.

“Intereses en otros sectores de las costas del Medio-Atlántico y Nueva Inglaterra de los Estados Unidos, y el sector Atlántico de Canadá, deben monitorear el progreso de Dorian”, advierte el NHC, que ha emitido avisos y recomendaciones de vigilancia por vientos fuertes y riesgo de marejada ciclónica para una amplia zona.

También existen riesgos de resaca y de tornados.

Tras la desintegración de Fernand, una tormenta tropical formada en el Golfo de México el pasado lunes, solo queda, además de Dorian, una tormenta con nombre en la cuenca atlántica.

La tormenta tropical Gabrielle está, según el NHC, muy pobremente organizada en medio del océano y no supone en la actualidad amenaza alguna para tierra.

El ministro del Interior bahameño, Marvin Dames, lamentó: “Esta es una crisis de proporciones épicas, quizás la peor que jamás hayamos vivido”.

La Guardia Costera de Estados Unidos envió helicópteros MH-60 Jayhawk a la isla Andros, en el sur del archipiélago, para ayudar con las tareas de búsqueda y rescate, mientras que los pobladores atrapados en sus hogares inundados hacían llamados desesperados.

Pero las pistas del Aeropuerto Internacional de Gran Bahama, en Freeport, estaban bajo agua, complicando los esfuerzos de rescate.

El sitio web Bahamas Press publicó un video de la inundación del Rand Memorial Hospital de Freeport, y dijo que los pacientes debieron ser evacuados.

Yasmin Rigby, una habitante de Freeport, dijo a la AFP que “la mayor parte de la isla seguía inundada” y que “continuaba lloviendo con ráfagas de viento”.

“Todavía estoy recibiendo llamadas de gente que pide auxilio”, dijo Rigby. “No me puedo mover de mi apartamento. Por suerte tenemos bastantes provisiones”.

Un pescador de las Bahamas, Howard Armstrong, describió una escena aterradora al canal de noticias CNN. “Aguantábamos hasta que el agua empezó a llegar sin parar y todos los electrodomésticos empezaron a girar alrededor de la casa como en una lavadora”, contó. “Mi pobre mujer sufrió hipotermia y estaba de pie sobre los armarios de la cocina hasta que estos se desintegraron. Estaba con ella y se ha ahogado”.

- Muy peligroso -

El presidente estadounidense, Donald Trump, instó a las personas a mantener la prudencia.

“Puede que Estados Unidos tenga un poco de suerte respecto al huracán Dorian, pero, por favor, no bajen la guardia”, tuiteó el mandatario. “Mientras se dirige a la costa, ¡pueden ocurrir cosas muy malas e impredecibles”, añadió.

El huracán, que dejó unos 760 mm de lluvia en las Bahamas, bajó este martes a categoría 2, de una escala de cinco, pero sigue siendo muy peligroso mientras se desplaza lentamente hacia Estados Unidos.

Las autoridades declararon el estado de emergencia en gran parte de la costa este del país, donde millones de habitantes podrían estar en la trayectoria de Dorian.

El Pentágono indicó que 5,000 miembros de la Guardia Nacional y 2,700 militares en servicio estaban listos para intervenir en caso de necesidad.

En Florida, en Coconut Grove, que tiene una considerable población de bahameños, los residentes hacían acopios para atender a las víctimas del archipiélago.

“Buscamos cajones de botellas de agua, comida enlatada, abrelatas, linternas, preparados para lactantes, pañales, repelente de mosquitos, pequeños generadores”, dijo Nathaniel Robinson, pastor de la Iglesia Greater St Paul AME.

Agregó que siete hidroaviones estaban listos para repartir los suministros cuando el clima lo permita. “Esperemos que mañana (miércoles)”, agregó.


Fuente AFP y EFE

5 de septiembre 2019