Tiroteo en escuela de Los Ángeles deja tres muertos

Arrestan a un estudiante

Encuentran muerto a testigo clave en el caso de niña violada y asesinada en Colombia

Las autoridades colombianas encontraron este viernes muerto al vigilante del exclusivo edificio en donde apareció el cuerpo de Yuliana Andrea Samboní, la niña de siete años de ascendencia indígena que fue raptada, violada y asesinada, presuntamente por el arquitecto Rafael Uribe Noguera.

El fallecido es un testigo clave en la investigación y en el futuro enjuiciamiento del sospechoso.

El cuerpo de Fernando Merchán Murillo, de 58 años, fue hallado muerto en el interior de su vivienda en el barrio El Tintal, en el suroeste de Bogotá, confirmó la Policía que comenzó a investigar las causas de su muerte.

"Estamos en el procedimiento del levantamiento del cuerpo", dijo a Caracol Radio el comandante de la Policía de Bogotá, general Hoover Penilla.

Medios locales coinciden que junto al cadáver de Merchán se encontró una nota en la que al parecer el vigilante se refiere al caso de Yuliana.

Merchán estuvo de turno en el edificio el día en que apareció el cuerpo de la niña en un apartamento donde Rafael Uribe Noguera, señalado como posible autor del crimen, había vivido hasta hace pocas semanas, dijo el diario El Telégrafo.

Él fue quien hizo las anotaciones en la minuta del edificio en las que consta las entradas de Rafael Uribe, y sus dos hermanos, reseña el diario.

En el edificio no hay cámaras de seguridad, por lo que su testimonio era importante para la investigación.

El presunto asesino, un arquitecto de 38 años, perteneciente a una acomodada familia bogotana, fue capturado el pasado martes y se encuentra recluido en una celda de aislamiento de la cárcel La Picota de Bogotá.

El caso de la niña ha estremecido a Colombia por la sevicia con la que actuó el presunto asesino, quien la raptó en su humilde barriada y la condujo a un apartamento donde la violó y estranguló, según informó el director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés.

Hermano pide perdón

Horas antes de que fuera encontrado el cadáver del vigilante, el abogado Francisco Uribe Noguera, hermano del presunto asesino de Yuliana, pidió perdón por estos hechos.

"Lamentamos profundamente la muerte de Yuliana, yo estoy completamente compungido por eso, pedimos perdón por mi hermano", afirmó Francisco Uribe a periodistas momentos antes de ser interrogado por el juez 121 de la Unidad de Vida en Bogotá.

Al igual que Francisco, su hermana Catalina, también fue citada por la Fiscalía General de la Nación a un interrogatorio, al parecer por haber estado en el apartamento del sector de Chapinero donde fue encontrada muerta la menor.

El cuerpo de la menor fue lavado al parecer para borrar rastros de sangre y otros fluidos, mientras partes de su ropa fueron halladas en el sanitario.

El sepelio de la menor estaba previsto para este viernes en la aldea indígena de Los Milagros, en el departamento del Cauca, en el suroeste del país, pero familiares indicaron que es posible que se aplace para mañana debido a problemas de salud de la madre.

Fuente EFE

9 de Diciembre 2016