The Wild Party #Miami

The Wild Party TICKETS AQUÍ

Las noches en Venezuela, cuando los escuadrones de la muerte de Maduro asesinan opositores

"Eso fueron noches de plomo y más plomo".

Así describió uno de los habitantes de una de las zonas populares de Caracas lo ocurrido en su vecindario en la noche del 23 de enero y las posteriores, cuando en toda Venezuela se produjeron protestas que exigían la salida del gobierno de Nicolás Maduro.

De acuerdo con las cifras de Naciones Unidas, al menos 40 personas han muerto y cientos han sido detenidas desde el pasado 21 de enero.

El líder de la oposición, Juan Guaidó, que el pasado 23 de enero se declaró "presidente encargado" de Venezuela, acusa al "usurpador" Nicolás Maduro de "asesinar a jóvenes" para reprimir las protestas en su contra.

El gobierno, en cambio, asegura que Guaidó es la cabeza visible de "un golpe de Estado" y la Fiscalía solicitó este martes que se le impida salir del país como presunto responsable de delitos "contra el orden constitucional".

Mientras el pulso por el poder continúa, en las calles de los barrios humildes de Caracas se vive un clima de miedo y bajo el trauma de la violencia de los últimos días.

"Vi a la policía matar a tres personas"

Algunos de sus habitantes accedieron a contarle a BBC Mundo lo que vivieron solo si les garantizábamos el anonimato.

Varios videos publicados en las redes sociales, cuya autenticidad no pudo confirmar BBC Mundo de forma independiente, denunciaron la violencia policial en las zonas más desfavorecidas de Caracas.

Hasta cinco personas que viven en los cerros caraqueños nos relataron episodios de violencia policial.

El Ministerio de Comunicación de Venezuela no respondió a nuestra petición de información sobre estas denuncias.

Un empleado municipal de 39 años y padre de dos hijas que vive en el barrio de José Félix Ribas de Caracas, dijo que aquella fue una de las peores noches de su vida.

"La gente salió a protestar y entonces llegó la Policía. Empezaron a entrar en las casas de todo el mundo, tumbando las puertas".

La suya fue una de las casas elegidas.

"Tumbaron la puerta, me encañonaron, me pusieron contra la pared y registraron la casa entera. Fueron momentos de nerviosismo total", recuerda.

Pese a todo, él tuvo suerte.

"Vi cómo la policía mataba a tres personas y cargaba los cuerpos en camiones y se los llevaba".

"A otros se los llevaba detenidos a pesar de que no habían tenido nada que ver".

"Tiros y más tiros"

Todo comenzó a raíz de las protestas convocadas por la oposición y por su líder, Juan Guaidó, lo que motivó la aparición de la fuerza policial.

Pero los agentes se toparon con una resistencia inesperada por parte de los grupos criminales que controlan los cerros de la capital venezolana.

"La policía llegó a reprimir a los que protestaban y entonces los malandros salieron a reprimir a la policía".

Se inició entonces un intercambio de fuego insoportable para quienes viven en el barrio.

"Fueron tiros y más tiros de uno y otro lado. Nadie pudo dormir".

Al día siguiente, tocó reparar los daños de la batalla.

"Llevo días ayudando a mis vecinos a reparar las puertas que la policía tumbó".

De acuerdo con los testigos, el cuerpo policial responsable de estas accioneses la denominada FAES, (Fuerza de Acciones Especiales) de la Policía Nacional Bolivariana, un grupo especial creado en 2017 por Nicolás Maduro "para combatir el crimen y el terrorismo".

Desde su creación ha estado envuelto en la polémica y denuncias de que entre sus métodos se incluyen prácticas tales como las detenciones arbitrarias y las ejecuciones extrajudiciales.

"La FAES no obedece a la ley, sino a una lógica de guerra, o peor, de exterminación", le dijo Keymer Ávila, asesor de la ONG Provea, al portal Caracas Chronicles.

"Todo el mundo tiene mucho miedo"

Su modus operandi, según quienes viven en las zonas desfavorecidas en las que suelen actuar, es sencillo.

Llegan con sus vehículos, toman el control de la zona y comienzan las detenciones sin orden judicial.

Es lo que presenció una mujer que vive en las cercanías del barrio de Los Mangos.

"Entraban a las casas de las personas, las golpeaban y les disparaban perdigones".

La presencia de la FAES se prolongó durante varios días después del 23 de enero. Es la razón por la que solo accede a hablar con BBC Mundo una vez ha cerrado a cal y canto la puerta de su casa.

Teme que otros la escuchen hablar con un periodista y eso llegue a oídos de las autoridades o de sus vecinos chavistas.

"Lo que están haciendo es pura represión", dice.

"Están allanando las casas de la gente, los sacan, los golpean, les disparan perdigones…".

¿El resultado de todo eso? Lo resume: "Todo el mundo tiene mucho miedo".


BBC

31 de Enero 2019