Prestigiosas figuras acusan de marxista y violenta a Black Lives Matter

Matthew impacto con fuerza descomunal a Cuba

El huracán Matthew hacía sentir este martes su descomunal fuerza en el oriente de Cuba, donde más de 1,3 millones de personas debieron ser evacuadas, según la Defensa Civil, tras su paso mortífero por Haití y República Dominicana.

De categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson de cinco niveles, Matthew tocó tierra en el extremo oriente de la isla poco antes de las 19H00 locales (23H00 GMT) del martes, con vientos de hasta 220 km/h.

Alrededor de las seis de la tarde del martes, el centro del huracán Matthew tocó tierra cubana con mortales vientos de 230 kilómetros por hora, en un punto cercano a Punta Caleta, en la provincia de Guantánamo.

Los municipios de Maisí y de Baracoa, en la provincia de Guantánamo, estaban entre las zonas más castigadas.

“Ya comenzaron las penetraciones del mar, calculándose olas de entre tres y cuatro metros de altura. Tenemos también lluvia intensa, constante, tenemos ligeras inundaciones”, dijo Tony Matos, presidente del Consejo de Defensa Municipal de Baracoa.

De momento, no se ha informado de víctimas.

En declaraciones a la televisión estatal, Matos agregó que el área está a oscuras, y muchos árboles fueron arrancados por la violencia de los vientos, mientras varias vías están cortadas.

“Tenemos experiencia en otros eventos (…) pero con las características de este es el primero que estamos enfrentando”, señaló la autoridad.

A su paso por República Dominicana y Haití, Matthew dejó al menos siete muertos, y en Cuba forzó el desalojo de casi 1.318.000 personas.

De ellas “372.885 están en centros de evacuación y el resto, 944.886, en otras viviendas”, precisó el número dos de la Defensa Civil, Luis Ángel Macareño, a la televisión estatal.

Además de Guantánamo, están bajo alarma ciclónica las provincias de Santiago de Cuba, Camagüey, Holguín, Granma y Las Tunas.

“Extremadamente peligroso”, el ciclón podría alcanzar incluso el sudeste de Estados Unidos. Florida y Carolina del Norte decretaron el estado de emergencia, mientras que Carolina del Sur ordenó la evacuación de las costas a partir del miércoles.

El ojo del huracán paso cerca de la Punta de Maisí, el punto más al este de Cuba, y saldrá a mar abierto cerca de la ciudad de Baracoa, con cerca de 40 mil habitantes.

Cubanos del oriente del país temen por sus casas y otros bienes por el impacto del huracán Matthew, que que ya ha comenzado a hacerse sentir en el extremo occidental de Cuba.

María Luisa Chacón, una cubana residente en Guantánamo, resguardó a sus hijos en un lugar seguro pero ella prefirió quedarse en su barrio para intentar proteger la casa y los bienes del potente huracán Matthew que se avecina.

Chacón no es la única. Cubanos entrevistados por el periodista Adriel Reyes, de Radio Martí, dijeron que si bien se están preparando para el ciclón, lo que más les preocupa es lo que ocurre después, cuando la tormenta pasa tras haber arrastrado con todo lo que encontró su paso.

Niober García, residente en la ciudad de Guantánamo, dijo a Marti Noticias que todo estaba nublado y era inminente la llegada de las las lluvias.

"Aquí lo que más preocupa a la población es que el gobierno dijo por la Televisión que la alimentación iba a estar asegurada para estos días, y en realidad los únicos mercados abiertos son "los Zun Zun", donde solo vendían hoy por la mañana “ron y pollo en trozos a 19.55 la libra".

La peligrosa tormenta de categoría 4 tocó tierra cerca del amanecer del martes en la península sur de Haití, donde muchas personas viven junto a la costa en chozas de madera y metal corrugado que tienen pocas probabilidades de soportar los vientos máximos sostenidos de 230 kph (145 mph).

También se pronosticaban entre 38 y 50 centímetros (15-25 pulgadas) de lluvia, incluso 100 centímetros (40 pulgadas) en lugares aislados, junto con marejadas de hasta tres metros (10 pies), dijo el meteorólogo Dennis Feltgen, del Centro Nacional de Huracanes en Miami.

"Están recibiendo todo lo que un gran huracán puede arrojarles", dijo Feltgen.


Funcionarios haitianos dedicaron el lunes a tratar de convencer a los habitantes de viviendas precarias que aprovecharan los refugios. Algunos aceptaron el ofrecimiento, pero muchos lo rechazaron por temor a que les roben sus escasas posesiones.

"Si perdemos nuestras cosas no las recuperaremos", dijo Toussaint Laine, un desempleado que vive con su familia en una choza en Tabarre, un suburbio de Puerto Príncipe.


La agencia haitiana de protección civil reportó una muerte, la de un pescador que se ahogó en las aguas agitadas por la tormenta,, con lo que la cuenta de víctimas fatales de Matthew se elevó a al menos tres. Un hombre murió en Colombia y un adolescente en San Vicente y Granadinas a medida que la tormenta se desplazaba sobre el Caribe.

En Cuba, el gobierno declaró el alerta por huracanes en seis provincias orientales y se retiraron las luces de los postes en las calles en Santiago para evitar su caída.

Se esperaba el paso de Matthew, el huracán más fuerte desde Félix en 2007, que en un momento alcanzó la Categoría 5, unos 80 kilómetros al este de la Bahía de Guantánamo, asiento de la base naval estadounidense, que evacuó a 700 cónyuges e hijos del personal militar estacionado allí.

A las 0900 GMT, la tormenta se encontraba 55 kilómetros (35 millas) al sur de Tiburon, Haití y 270 kilómetros (165 millas) al sur del extremo oriental de Cuba. Se desplazaba hacia el norte a 15 kph (9 mph).


5 de Octubre 2016