Irán está en un gran problema, advierte Trump tras detención de petroleros

Tortura y brutalidad represiva sin límites del régimen de Nicolás Maduro

Tortura y brutalidad represiva sin límites del régimen de Nicolás Maduro un joven perdió los dos ojos por disparos de perdigonazos a quema ropa en el rostro.

Rufo Antonio Chacón Parada, un joven de apenas 16 años, había ido con su madre a reclamar de forma pacífica por la falta de gas en Táriba, estado Táchira.

Según relató la mujer, que estaba acompañada por Rufo y su otro hijo, hasta el lugar había llegado una de las autoridades, quien dijo que no podía ofrecer ninguna solución al reclamo. Cuando el gobernante se retiró, arribaron miembros de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) para arremeter contra la población civil. A causa de la brutal represión, Rufo perdió sus ojos.

El adolescente fue llevado al Hospital Central, pero las heridas eran demasiado graves y perdió por completo la visión.

"Condenamos el ataque desmedido por parte de los organismos de seguridad del Táchira contra el joven Rufo Chacón, quién perdió sus ojos producto de los impactos de perdigón que le propinó a quemarropa un funcionario policial irresponsable", expresó Juan Carlos Palencia, diputado por el Consejo Legislativo del Táchira.


Luis Ramírez, presidente de la Corporación de Salud del Táchira, explicó que Chacón llegó al centro de salud pasadas las 6:00 pm con múltiples heridas de perdigón que, explicó, comprometieron ambos globos oculares. "Se perdió la totalidad de la anatomía y la morfología de los globos oculares", detalló.

Indicó, luego de varios procedimientos, que no estaba afectado el encéfalo del adolescente. Dijo que iba a ser intervenido quirúrgicamente pero que de igual modo perdió la vista totalmente.

No nos acostumbraremos, no dejaremos de llamarlos ASESINOS. No nos acostumbramos con Geraldine, ni con Alban, ni con Acosta Arévalo, ni lo haremos con el sádico acto en contra de los ojos de Rufo Chacón que tampoco se acostumbró a vivir sin gas en un país que tenía de sobra", expresó el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, en su cuenta de Twitter.

No nos acostumbraremos, no dejaremos de llamarlos ASESINOS. No nos acostumbramos con Geraldine, ni con Alban, ni con Acosta Arévalo, ni lo haremos con el sádico acto en contra de los ojos de Rufo Chacón que tampoco se acostumbró a vivir sin gas en un país que tenía de sobra", expresó el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, en su cuenta de Twitter.


Por otro lado la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo el lunes que está profundamente preocupada por la muerte bajo custodia en Venezuela del capitán de marina retirado Rafael Acosta Arévalo tras ser supuestamente torturado. Destacó que es imperativo que las autoridades venezolanas lleven a cabo una investigación rápida, exhaustiva, eficaz, independiente, imparcial y transparente de su muerte.

El capitán Rafael Acosta Arévalo fue detenido el 21 de junio por hombres armados sin identificar y estuvo en paradero desconocido durante siete días. Dado que su familia y sus abogados no fueron informados de su paradero a pesar de repetidas solicitudes, su caso también puede constituir una desaparición forzada, prohibida bajo la ley internacional.

El 28 de junio, fue llevado ante un tribunal militar por miembros de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) junto a otros cuatro militares y dos exfuncionarios de seguridad acusados de complotar para asesinar al presidente Nicolás Maduro Moros. Según su abogado, el capitán Acosta Arévalo fue presentado ante el juez en silla de ruedas, fue incapaz de hablar y mostraba claros signos de haber sido torturado. El juez lo mandó a un hospital militar, donde murió en la madrugada del 29 de junio. A pesar de numerosos requerimientos, ni su abogado ni sus familiares han tenido aún acceso a su cuerpo.

“Estoy conmocionada por la presunta tortura del capitán Acosta Arévalo, y porque el trato al que fue sometido mientras estaba en custodia puede haber sido la causa de su muerte. Recuerdo a las autoridades venezolanas que son responsables de la vida, y de la integridad física y psicológica de todas las personas privadas de libertad. Urjo a las autoridades a llevar a cabo una profunda investigación —incluyendo una autopsia que siga los estándares internacionales- que sea independiente y transparente. Esto es esencial para arrojar luz no solo sobre lo que ocurrió con él, sino también para facilitar que se lleve ante a la justicia a los responsables de su muerte”, dijo Bachelet.

El Nacional, agencias y Antena305.com


2 de julio 2019