Israel derriba torre usada por medios y también por Hamas como centro cibernético

Israel aprueba recrudecer los ataques contra Hamas

Empresas se quejan que no encuentran empleados, prefieren vivir del desempleo

Continúan las quejas a nivel nacional de las empresas que están teniendo problema para contratar a empleados porque estos no quieren trabajar y prefieren vivir del desempleo, un reporte de la agencia AP detalla lo que esta pasando.

Parece algo para celebrar: pequeñas empresas colocando carteles ofreciendo empleo en momentos en que la economía estadounidense se encamina a la normalidad, luego de verse castigada por el coronavirus. Pero los negocios están pasando trabajos para cubrir las vacantes, lo que a su vez afecta su capacidad para satisfacer la demanda por sus productos o servicios.

Los dueños dicen que algunos postulantes temen contraer el coronavirus o prefieren vivir de las prestaciones por desempleo, que son significativamente más elevadas durante la pandemia. El cuidado infantil es otro asunto: los padres no pueden trabajar cuando tienen que cuidar o educar en casa a sus hijos.

Cuando Steve Klatt y Brandon Lapp organizan entrevistas para su negocio de restaurante y camión de comidas, tienen suerte si uno de 10 o 15 solicitantes se presenta.

“La personas que se presentan asumen que sus prestaciones por desempleo se están agotando”, dice Klatt, cuyo negocio, Braised in the South, está ubicado en Johns Island, Carolina del Sur. El subsidio semanal por desempleo en el estado es de 625 dólares, incluyendo 300 dólares de ayuda federal por el virus. En algunos estados, el pago supera incluso los 700 dólares semanales.

Klatt y Lapp necesitan 20 personas para operar el negocio a capacidad, pero solamente tienen cinco trabajadores. Antiguos chefs, los dueños y sus esposas están trabajando en la cocina y el camión para que las cosas se mantengan funcionando. Recientemente decidieron reducir el horario del domingo y cerrar los lunes, para que todo el mundo pudiese descansar.

“El golpe a los ingresos será notable, pero no vale la pena agotar a las pocas personas buenas que tenemos trabajando para nosotros”, dijo Klatt.

Negocios de todos tamaños están batallando con las contrataciones pese a que hay casi 10 millones de desempleados y en momentos en que más y más personas son vacunadas y contemplan una vida más normal. Pero las compañías pequeñas, que a menudo no pueden ofrecer paga y prestaciones de la misma magnitud que las compañías mayores, pasan más dificultades. Un sondeo interno de la Federación Nacional de Negocios Independientes, que agrupa a compañías pequeñas, concluyó en marzo que 42% de sus miembros tenían vacantes que no podían cubrir. Los dueños mencionaron la elevación de los pagos por desempleo como una de las razones.

“La escasez de talento no es algo nuevo para los negocios pequeños, pero las circunstancias de esa escasez son completamente diferentes”, dice Jill Champan, consultora para Insperity, un proveedor de recursos humanos.

Las compañías cuyos trabajos son realizados dentro viviendas —como plomeros, contratistas y fumigación— encuentran que muchos prospectos temen contraer el virus en el trabajo. Mientras tanto, la demanda por sus servicios es grande debido a los efectos causados por las personas quedándose más tempo en casa.

En el negocio de plomería de Jake Romano en Ottawa, Ontario, los postulantes prefieren el servicio comercial en lugar de tener que visitar entre cinco y 10 casas por día. E incluso cuando Romano encuentra un buen prospecto para su compañía John the Plumber a menudo se decepciona.

Fuente AP

21 de abril 2021